Anacardo crudo

El anacardo crudo es un alimento perfecto para recuperar energía. Lo podemos tomar solo, mezclado con otros frutos secos, con yogur o como ingrediente del muesli.
Con los anacardos podemos elaborar cremas, salsas, galletas, pasteles o los podemos añadir fritos o tostados en múltiples platos de arroz, carne, pescado o ensaladas.

Este fruto seco originario de Brasil, destaca por su curiosa forma de gancho y su textura crujiente y mantecosa.

El anacardo crudo destaca por tener un alto contenido en ácidos grasos insaturados (ácido oleico y linoleico) que nos ayudan a reducir los niveles de colesterol.
Además, contiene una fuente de fibras solubles e insolubles que nos ayudaran a tener una mayor sensación de saciedad y a evitar el estreñimiento.
Su alto aporte calórico es ideal para aquellas personas que realizan actividad física.

El anacardo contiene minerales como el selenio, un gran antioxidante que ayuda a prevenir enfermedades como el cáncer; y el magnesio, que asegura la correcta absorción del calcio y ayuda a reducir el nerviosismo y la ansiedad.
De las vitaminas destacaremos las del grupo B como la vitamina B1, B2 o B5, grandes antioxidantes.

Frutos secos crudos